dilluns, 9 de gener de 2017

El millor tall és per al cuiner

Encetem un any on es posarà a prova la nostra capacitat de gestionar la complexitat. Estan per veure les conseqüències del processos electorals i referendaris, tant els ja esdevinguts com també els que són a tocar, i temps hi haurà per avaluar cadascuna de les seves derivacions.

Però abans de que Trump ocupi el seu càrrec a la Casa Blanca, es premi el botó de marxa enrere del Brexit o es posin unes incertes urnes a moltes contrades europees, un tema que no podrà passar una altre any a l'aigüera és la regulació d’alguns negocis  digitals.

Ja porta temps la Comissió Europea preocupada per l'absència de control sobre l'actuació de plataformes i intermediaris d'Internet, autèntics senyors de l’ecosistema digital. Primer, es capficà en protegir la competència a uns mercats tecnològicament molt dinàmics on no es competeix en preu sinó mitjançant innovacions i millores de prestacions, amb la finalitat d’arrabassar tota la xarxa i el negoci a la plataforma dominant. Després, es va veure sobrepassada per l'ús comercial de les dades personals que sovint inconscientment proporcionem els usuaris d'aquestes plataformes.

Ara, aquest repte regulatori es complica encara més amb l'emergència de les empreses proveïdores de l'anomenada economia col·laborativa. Airbnb, Uber o Lyft son exemples de models de negocis sustentats sobre pàgines webs y aplicacions que connecten consumidors amb proveïdors de serveis o equipaments i ofereixen una resposta instantània en un entorn global.

A l'atractiu d'uns mercats bilaterals on un intermediari facilita el contacte i la transacció eficient entre dos grups d'usuaris, s'hi afegeix l'oportunitat de que uns puguin monetitzar lliurement les seves propietats i serveis personals mentre altres es beneficien d'estalvis de costos i d’un servei més a mida. Però aquesta aproximació economicista i llibertària sovint emmascara una operativa que genera inquietuds socials que no haurien de ser desateses. 

El focus d'atenció ha de situar-se en aquelles plataformes on els intercanvis són monetaris i tenen motivacions comercials, ja que si bé als dos costats del tauler de joc hi ha individus, qui organitza el mercat i en posa les regles és una empresa privada. 

En la mesura que les tecnologies digitals ajuden a situar algunes transaccions fora del radar dels reguladors, es generen dubtes que traspassen els confins de l'eficiència econòmica per endinsar-se en la protecció dels consumidors, els treballadors i la societat mateixa. Moltes iniciatives reguladores endegades fins al moment no han sabut encertar amb el desllorigador adient. D’una banda, perquè algunes activitats afecten competències que poden ser locals, estatals o supranacionals. De l’altra, perquè no es comprèn la naturalesa diferent d'aquestes companyies. En aquest context, la gestió del dia a dia avança a cop de jurisprudència.

L'experiència ens mostra que, malgrat els efectes positius d'una interacció més directa i flexible entre compradors i venedors, l'absència de regulació és una opció inadequada, pels riscos existents sobre la salut i la seguretat dels usuaris i la desatenció dels drets socials i laborals dels proveïdors dels serveis. Els intents d'auto-regulació del sector, tant pel que fa a l'establiment d'assegurances com a l'ús d'indicadors de reputació i acreditació de l'equipament o servei proveït, són necessaris però no pas suficients, ja que generen dubtes en el seu disseny i alguns tampoc no han superat pas l'escrutini d'investigadors independents. Però encara és més preocupant el fet que els principals operadors esmercen més temps en sofisticades accions polítiques i legals per evitar el pagament d'impostos o l'aplicació de marcs regulatoris que no pas en proporcionar informació sobre les activitats empreses en aquests mercats. 

L'absència de transparència d’algunes plataformes i intermediaris d'Internet és crítica, perquè a l'univers digital la moneda d'intercanvi és la informació. La seva cotització millora com més precís i de més qualitat sigui el que es revela. Les plataformes mateixes basen el seu negoci en la quantitat d'informació que, amb finalitats comercials, són capaces d’extreure de la major xarxa d'usuaris possible. A hores d'ara, el principal handicap per a una encertada regulació és doncs l'absència de control públic sobre la informació i les dades derivades del que succeeix en les plataformes d'intercanvi. Quan la porta de la cuina roman tancada, res no evita que el tros més sucós l’endrapi qui remena les cassoles.


(Reproducció d'un article publicat al diari La Mañana el 31 de desembre de 2016. Aquí teniu l'enllaç a l'original: El millor tall és per al cuiner)

dilluns, 19 de desembre de 2016

Punto ciego


Ya advertíamos que las decisiones que vaya o no a tomar el nuevo inquilino de la Casa Blanca nos prometen vivir un año próximo muy entretenido. Y también que los roces con la presidenta de la Reserva Federal serán un aliciente añadido que cautivará la atención de los mercados financieros. Por lo pronto, el esperado aumento prenavideño de los tipos de interés ha lanzado a la pista de baile a un dólar encantado de haberse conocido y que amenaza con hacer el sorpasso al euro. No es mala noticia para las exportaciones de una eurozona anémica y sin riesgo de inflación a la vista.
 
Más oculto está el debate sobre lo que pueda acontecer con los acuerdos de integración económica. Estas iniciativas fueron en un principio de naturaleza comercial y regional, pues con quien mejor queremos entendernos es con nuestros vecinos y socios comerciales, pero cada vez más tienen una orientación global y un contenido variado. Así, sobre la mesa existen propuestas de alianzas transoceánicas o euroasiáticas, que ahora parecen palidecer antes las amenazas del futuro presidente.
 
Merece la pena atender a los diagnósticos de los politólogos que identifican en el escaso acierto e incluso la limitada empatía de muchos políticos y economistas para atender los problemas distributivos asociados con la globalización las causas de los recientes resultados electorales.
 
Dani Rodrik, profesor de Economía Internacional en la Universidad de Harvard, recientemente reconocía que desde la academia frecuentemente se han minimizado los costes del libre comercio o de los acuerdos de integración pues, pese a estar bien establecidos en la literatura económica, se teme que al criticar la liberalización comercial se dan argumentos y alas a los demagogos y defensores del aislacionismo.
 
Pero la realidad es mucho más poliédrica. El libre comercio tiene ventajas económicas notables pero también costes relacionados con una distribución asimétrica de sus efectos o con la presencia de imperfecciones de mercado. Ocultarlos impide que la sociedad reconozca la necesidad de promover políticas adecuadas de compensación y reforma. Y, como además, muchas de las ganancias tienen carácter general mientras que los costes son específicos para algunos tipos de empleo y sectores de actividad en cada uno de los países implicados, estas políticas redistributivas todavía son más necesarias.
 
Por eso, cuando los economistas graciosamente nos prestamos a excluir del debate los efectos económicos negativos potenciales, contribuimos a sembrar un descontento o desorientación social que acaba produciendo esta amarga cosecha. Cuando además las nuevas propuestas de acuerdos de integración económica superan con creces el ámbito comercial y el nivel de complejidad crece, la sociedad debería exigir y desafiar mucho más a los economistas para que divulgáramos abiertamente lo que sólo publicamos como artículos científicos en revistas especializadas.
 
En realidad muchos paladines del libre comercio en realidad están motivados exclusivamente por su propia agenda e intereses, apremiando cambios en la legislación sobre los derechos de propiedad industrial, solicitando tribunales de arbitraje especiales para la protección de las inversiones, exigiendo la homogeneización de las normas nacionales o reclamando una plena y desregulada movilidad internacional de capitales, incluyendo la manipulación del mercado de divisas. Pese a ser demandas legítimas, nada debe excluir una análisis público, riguroso y ponderado de todos sus efectos potenciales. El proteccionismo tiene efectos económicos nocivos pero tampoco no es oro todo lo que reluce en el bando del libre comercio.
 
La peor imperfección social del mercado es la que segmenta el conocimiento y lo convierte en un bien privado a disposición de los más privilegiados. Fuera bueno que desde el gremio economista supiéramos homenajear a Marco Tulio Cicerón, cuando afirmaba que la economía era la mayor de las rentas. No tanto porque en la frugalidad descubriese la virtud sino porque la ciencia económica está obligada a proporcionar a la sociedad las mejores alternativas para el uso de unos recursos que siempre son escasos.

(Reproducción del artículo publicado en Elboletin.com: Punto ciego)

dimecres, 14 de desembre de 2016

¿Jubilación y pensiones?¡Vaya plan!

Poco podía imaginarse la llamada ciudad de las tres culturas y antaño sede cortesana que en la España contemporánea cada vez que se evoca su nombre por parte de los gobernantes se sobresaltan jóvenes y ancianos. Mas no aparentemente a causa de ningún temor divino sino más bien por el viento gélido procedente de nuestro maltrecho sistema de pensiones.

Tras la larga travesía del gobierno en funciones por los complejos vericuetos del laberinto político, el nuevo ejecutivo debuta amenazando con una nueva vuelta de tuerca al pacto toledano. Ciertamente, las arcas de la Seguridad Social continúan menguando pese a la recuperación de cotizantes, lo que nos debería llamar a reflexión sobre las bondades limitadas del ajuste salarial y las consecuencias de tanto empleo fiscalmente bonificado. Mientras no seamos capaces de crear lugares de trabajo con más valor y mejor remunerados no solventaremos la crisis de ingresos.

En el fondo para contingencias de la Seguridad Social tan sólo queda un tercio de la provisión existente hace cinco años. En este mismo periodo la cotización media ha caído un 8%. Y al ritmo que avanzan los acontecimientos, la paga doble pendiente a los pensionistas tal vez acabe llevándose a final de año la mitad de las reservas existentes.

De manera que, por mucho que el factor demográfico amenace ruina, obviar que el sistema también presenta un roto vergonzante por el lado de los ingresos es un ejercicio tan sesgado como imprudente. Pero el viento reformista sopla por la popa de la austeridad y, como es habitual por estas lides, acometimos las reformas tarde y mal, en plena crisis financiera y a la brava.

Es bien sabido que la sostenibilidad del sistema de pensiones depende esencialmente de la relación entre pensionistas y cotizantes a la Seguridad Social y entre la pensión media y la cotización media. Así, si pretendemos mejorar el escenario financiero del sistema, podemos ampliar recursos, reducir costes o ambas cosas. Pero las reformas adoptadas atienden exclusivamente al objetivo de disminuir la pensión media del futuro. Unos cambios legislativos que empezarán a dejar sentir sus efectos en apenas cinco años.

Para empezar, reduciendo la pensión inicial que cobraremos en el momento del pase a la jubilación, pues se amplían los años base para el cálculo de la pensión, aumenta el tiempo de cotización necesario para cobrar la pensión completa y se introduce un factor corrector basado en el aumento de la esperanza de vida. Además, cobraremos la pensión dos años menos, pues se retrasa la edad legal de jubilación. Finalmente, se introduce un factor de revalorización que probablemente conduzca a que la evolución de la pensión durante muchos años esté por debajo de la inflación.

Con el paso del tiempo, la tasa de sustitución será muy inferior. Es decir, la pensión que recibiremos estará muy alejada del último salario que percibimos. Las reformas nos convierten pues en más corresponsables de nuestra renta futura, exigen complementar el sistema público mediante pensiones privadas y empresariales y obligarán a un mejor trato fiscal al ahorro. En este contexto, una exigencia primordial para el nuevo gobierno es promover el ahorro a largo plazo como instrumento esencial de provisión para el futuro, pues la previsión financiera sigue siendo tarea pendiente o misión imposible para gran parte de la sociedad española.

Se ahorra lo que se puede, nos dirán acertadamente. Pero, aunque su forma de gestión sea similar no deben confundirse los fondos de pensiones con los fondos de inversión, pues su naturaleza y finalidad son bien distintas. En fondos de inversión nacionales e internacionales hay invertido casi el triple de patrimonio que en fondos de pensiones. Y aunque se ciernen oscuros nubarrones sobre el futuro, hay un 10% menos de partícipes de fondos de pensiones que cuando estalló la crisis financiera. En la actualidad, casi 8 millones de participes han invertido en fondos de pensiones individuales un patrimonio superior a los 68.000 millones de euros. El 70% de dicho patrimonio está invertido en cartera interior (activos financieros españoles) y el 75% en títulos de renta fija o garantizada. Además, aunque apenas benefician a dos millones de trabajadores y asociados, si a las aportaciones individuales añadimos los fondos promovidos por empresas o asociaciones el patrimonio total configurado por los planes de pensiones se sitúa ligeramente por encima de los 100.000 millones de euros.

Conviene tener muy presentes las características de estos productos financieros. Los planes de pensiones son productos de ahorro a largo plazo que están diseñados para cubrir determinadas contingencias, principalmente la jubilación o la incapacidad laboral. Su objetivo fundamental es proveer prestaciones de carácter privado que sean complementarias, no sustitutivas, de las pensiones públicas. De modo que su carácter es por naturaleza intrínsecamente voluntario. Sin embargo, la esencia e intensidad de las dos recientes reformas emprendidas inexorablemente aboca a la mayoría a proveernos de un complemento de ahorro para garantizar una renta digna en el momento de la jubilación.

Los planes de pensiones individuales se agregan en fondos de pensiones que pueden tener una entidad muy distinta. Como se trata de productos de ahorro voluntario a largo plazo, existen diferentes tipologías de planes de pensiones que tratan de adaptarse a las preferencias distintas de los ahorradores, tanto en su horizonte temporal como en su tolerancia al riesgo. De ese modo, los fondos de pensiones se dividen en categorías determinadas por los activos financieros que configuran la cartera en que invierten, tanto nacionales como extranjeros. Por un lado, los que invierten en títulos de renta variable (acciones de empresas). Por el otro, los que invierten en renta fija a largo o corto plazo (deuda soberana, bonos de empresas, activos del mercado monetario).

Se trata pues de productos con un riesgo de mercado, que es distinto en función de la composición de los activos financieros que integran el fondo. A fin de minimizar dichos riesgos y tratar de obtener una rentabilidad que supere la inflación, muchos fondos se estructuran a partir de carteras ampliamente diversificadas de activos. En realidad, la mayor parte de fondos no tienen un carácter puro, de modo que frecuentan los fondos de pensiones llamados mixtos, que combinan en distinta proporción títulos de renta variable con títulos de renta fija. Finalmente, también existen los llamados fondos de pensiones garantizados.

Pese a que, como norma general, el plan de pensiones no puede rescatarse antes de la jubilación, existen algunos supuestos legales que otorgan una mayor flexibilidad al proceso, principalmente relacionados con situaciones de invalidez, desempleo a largo plazo o ejecución de vivienda. También es importante resaltar que, en caso de fallecimiento del partícipe, el beneficiario designado o, en su ausencia, los herederos podrán rescatar los derechos consolidados en el plan de pensiones.

Por tanto, dado que los horizontes temporales y los perfiles de inversión son diferentes para cada individuo, cualquier edad es adecuada para empezar a ahorrar a fin de cubrir las contingencias asociadas a la jubilación o incapacidad laboral. Además, no existe ningún importe mínimo ni exigencia alguna de realizar periódicamente contribución alguna al plan de pensiones. Sin embargo, un compromiso estable con el ahorro exige la obtención de una fuente estable y adecuada de rentas como también un trato fiscal favorable.

Es precisamente en la dimensión fiscal donde debe recaer el principal atractivo de los productos de ahorro a largo plazo. Los planes de pensiones gozan de beneficios fiscales que usualmente tienen forma de reducciones de la base imponible del IRPF. Actualmente esta reducción es como máximo de 8.000 euros o del 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas obtenidos por el contribuyente. También se permite la aportación de un máximo de 2.500 euros al plan de pensiones del cónyuge en caso de que disponga de rendimientos netos inferiores a los 8.000 euros anuales.

El incentivo es notable pero las políticas de ajuste presupuestario han dejado malherido y maltrecho al producto, pues en su formulación actual ha perdido gran parte de su atractivo económico-fiscal. Dado que las aportaciones rescatadas en el momento de la jubilación se consideran rentas del trabajo, éstas se integran en la base general para calcular el IRPF, de modo que el ahorro acaba transformándose en la práctica en una mera estrategia para diferir el pago de impuestos. Las últimas modificaciones fiscales han reducido este inconveniente, pues han introducido una bonificación transitoria del 40% para las aportaciones realizadas antes del 31 de diciembre de 2006, siempre que se cobren en forma de capital (es decir, de una sola vez). Además, han facilitado la mayor liquidez del producto facilitando el rescate de las aportaciones realizadas a partir del 1 de enero 2015, una vez haya transcurrido un periodo mínimo de diez años.

En lo que se refiere a las prestaciones económicas generadas, dependerán tanto del capital aportado por los partícipes como del rendimiento obtenido por el fondo en el que se integrará el plan de pensiones. De modo que el acierto en la gestión del fondo de pensiones por parte del promotor será crítico en la rentabilidad que se pueda conseguir.

Finalmente, resaltar que las entidades financieras y las compañías de seguros también ofrecen productos de ahorro a largo plazo complementarios o alternativos. Por un lado, los llamados planes de previsión asegurados (PPA), que combinan el plan de pensión con un seguro de vida, ofrecen ventajas fiscales similares a las de los planes de pensiones y garantizan una rentabilidad con un interés mínimo hasta la jubilación. Por el otro, los planes individuales de ahorro sistemático (PIA), que consisten en aportaciones periódicas a un fondo de ahorro con el fin de obtener una renta vitalicia a partir de una edad determinada en el futuro. Estas aportaciones pueden rescatarse con mayor facilidad y ofrecen beneficios fiscales que se acumulan a los establecidos para los planes de pensiones. Finalmente, un producto de prestaciones y características similares son las cuentas individuales de ahorro a largo plazo, que se denominan SIAP en el caso que incluya un seguro de vida.

Europa afronta un problema demográfico severo y España no es precisamente la excepción al proceso. Las proyecciones apuntan un progresivo envejecimiento de la población y si queremos evitar una sociedad futura con ancianos de rentas muy bajas deberíamos actuar ya con presteza. Por si fuera poco, nuestro mercado laboral ofrece sobresaltos recurrentes que amenazan la estabilidad y el alcance de los ingresos del sistema público de provisión social.

No hay reversión del proceso sin un incentivo mucho más firme al ahorro familiar y el fomento de los planes de pensiones corporativos. No sólo se trata pues de garantizar la sostenibilidad del sistema de reparto en que se sustenta la provisión de pensiones públicas, también debe afrontarse la financiación más adecuada de las pensiones asistenciales no contributivas. Y aunque el grueso de la sociedad actual pueda acabar percibiendo que recibirá una pensión de jubilación inferior a la que ahora mismo se imagina, confiar en que una mayor concienciación y corresponsabilidad puedan solventar por sí misma el déficit de ahorro existente sería poco prudente. Una distribución más equitativa de la renta y un diseño de incentivos más adecuado serían de gran ayuda.

(Reproducció de l'article publicat a la Revista Cataluña Económica: Jubilación y pensiones)

dijous, 24 de novembre de 2016

Black Friday 2016

Ahir vaig participar a una taula rodona sobre el Black Friday al programa Bàsics de BTV, amb Blanca Treig i Salvador Vendrell. 

Us passo l'enllaç:


dimarts, 22 de novembre de 2016

Entrumpados

El triunfo electoral de Donald Trump ha descolocado a la parroquia y obligará a gestionar un entorno todavía más complejo. Y aunque la persona o el personaje frecuentemente repelen al buen gusto, ofenden la dignidad humana y amenazan tormenta, al nuevo presidente habrá que juzgarle por sus hechos y decisiones. Tiempo habrá para ello.

Ya habíamos comentado que el reparto de los dividendos y costes de la globalización no está siendo ni muchos menos equitativo y que la gestión de la crisis financiera ha agravado la asimetría. Estados Unidos no ha sabido o podido adaptarse completamente al impacto de la globalización. Muchos otros padecemos la misma afección, con síntomas incluso más molestos. Y cuando la percepción social es que los partidos tradicionales son incapaces de ofrecer soluciones alternativas, se lanza una moneda al aire y del desenlace tanto puede surgir una amplia regeneración democrática como abrirse la caja de Pandora. Si éste último es el caso, todavía nos queda por ver nuevos episodios del relato.

Pero quien no espera acontecimientos son los mercados financieros. Y éstos se adaptan con celeridad al futuro que consideran más probable. Trump no asusta porque, pese a desconocer todavía quien llevará las riendas de la secretaría del tesoro, descuentan la aparición de políticas menos intervencionistas y fiscalmente más expansivas. Si Obama no pudo con la reforma fiscal a las grandes fortunas, no esperen que la futura administración Trump avance por dicho camino. Más probable es que veamos recortes de impuestos y nuevos beneficios fiscales, confiemos en que no sólo para los más pudientes. Por el lado del gasto, se vaticina un aumento considerable de la inversión pública en infraestructuras y (tal vez) en defensa. Los efectos previsibles son bien conocidos: aumento del déficit fiscal, incremento de la deuda pública, reaparición de la inflación, ascensos progresivos de los tipos de interés, vaivenes considerables en los mercados de deuda y una apreciación del dólar generada por los flujos de inversión financiera internacional.

Ya se compara este hipotético escenario con el dislate económico de la administración Reagan, obcecada con la mágica curva de Laffer (disminuir impuestos para aumentar recaudación al tiempo que se expandía el gasto), que obligó en 1985 y 1987 a dos acciones concertadas entre los miembros del G7 para tratar de contener la presión especulativa sobre el dólar: los llamados acuerdos del Plaza y del Louvre.

Ciertamente, cuando la integración económica aumenta es cuando más necesaria son la coordinación internacional y el escenario internacional actual requiere urgentemente de una nueva política económica, al cual debería contribuir un impulso fiscal por parte de las economías menos endeudadas. Pero para que sus efectos se dejaran sentir con toda su intensidad, sería necesario que los mercados estuvieran lo más abiertos posibles. No parece ir por ahí la retórica del nuevo presidente.

El problema es que además el contexto actual es muy distinto al de hace 30 años. Hoy los mercados financieros están mucho más integrados y el nivel de deuda exterior es elevado en casi todas las moradas. Por si fuera poco, los niveles de desigualdad social son considerables, la producción global está fragmentada en complejas cadenas de valor y los principales bancos centrales alardean de su independencia política.

Si el dólar se apreciase considerablemente, la industria norteamericana menos competitiva redoblaría su presión en pro de un mayor proteccionismo. Si las tensiones inflacionistas reverdecen y la rebaja de impuestos no alcanza a la mayoría, tampoco remitirá el descontento social de las clases menos opulentas. Y si a causa del riesgo inflacionario los tipos de interés aumentan más rápidamente de lo previsto, no sólo asistiremos a la caída en los precios de la deuda soberana, también veremos una renovada pugna entre la Reserva Federal y la secretaría del tesoro, reviviendo las mejores épocas del antaño gobernador Volcker en su combate contra viento y marea con los efectos inflacionistas del reaganomics. Eso sí, en contrapartida, los mercados de renta variable probablemente tendrán nuevas oportunidades para subirse al tren alcista.

Ahora mismo, nada más que escenarios posibles construidos a partir de una interpretación osada de lo que pueda pensar el mercado. Pero, por si acaso, habrá que estar muy atentos en el futuro a cada una de las intervenciones de la gobernadora Yellen, mientras ella y (tal vez) la independencia política de la Reserva Federal duren en el cargo. Tiempos interesantes...

(Reproducción del artículo publicado en ElBoletin.com: Entrumpados)

dijous, 13 d’octubre de 2016

El azote de la clase media menguante


Pocas dudas puede haber sobre el legado económico de la Administración Obama, desde un punto de vista global. La situación económica actual es mucho mejor que la heredada en 2008, en plena crisis hipotecaria y con un sector financiero al borde del colapso.
 
Sin embargo, la percepción de la sociedad norteamericana no es ni mucho menos tan favorable. Algo tiene que ver con ello el descalabro sufrido por la clase media. Es decir, la reversión de un progreso social que había beneficiado a una capa creciente de la población durante la segunda mitad del siglo XX. Los primeros años del nuevo milenio han traído consigo una epidemia contagiosa de desigualdad que tiene en el modelo económico norteamericano su paciente cero.
 
La asimetría en la distribución de la renta en Estados Unidos crece desde mucho antes del estallido de la crisis financiera. No sólo hay en el país mucho menos clase media que treinta años atrás, los pocos supervivientes del grupo además se han empobrecido. Es el fruto de una combinación de diversos factores. Entre los más importantes, una segmentación del mercado laboral que ha venido de la mano de la revolución tecnológica y la globalización de los mercados. La presión de la competencia, por un lado, y los cambios profundos en las habilidades y conocimientos requeridos en los lugares de trabajo, por el otro, han ayudado a sesgar la distribución de las rentas hacia sus dos extremos.
 
Pero algo más se cuece en las cocinas del infierno social. El célebre 1% captura y atesora una parte cada vez mayor del pastel, de forma que aunque las rentas hayan aumentado apreciablemente la mayor parte de la población no percibe síntomas de prosperidad económica. En parte, debido al creciente desempleo estructural y de base tecnológica en las economías avanzadas. Además, por el avance de un empleo con salarios y condiciones laborales muy precarias. La desigualdad no es sólo el resultado de la distancia creciente en la remuneración entre trabajo y capital, también es la consecuencia del ensanchamiento en la brecha salarial entre los trabajadores.
 
Y, por si fuera poco, el sistema de protección social es mucho más endeble que el europeo. De modo que poco debería sorprendernos que un estudio reciente sobre los millennials en los Estados Unidos pusiera de manifiesto que su mayor preocupación es cómo afrontar el pago de las deudas contraídas en su educación, cómo conseguir un seguro médico de calidad o cómo garantizar un nivel de vida aceptable cuando llegue el momento de su jubilación.
 
En esta creciente ansiedad y sensación de inseguridad hacia el futuro cabe contextualizar una incertidumbre política sobre las elecciones presidenciales que, vistos los programas de ambos contendientes, no debería dejar lugar a ninguna duda. Pero cuando la pobreza se extiende y la sociedad percibe que las élites políticas y económicas se enriquecen y se sienten invulnerables, se abre una caja de Pandora de la que surgen populismos difíciles de erradicar.
 
Pese a las bondades ofrecidas por una retahíla de empresas con resultados económicos excelentes y el atractivo de un Wall Street en valores máximos, los riesgos sociales y económicos tal vez son incluso mayores hoy que tras la quiebra de Lehman Brothers. Las brechas sociales y raciales actuales son síntomas de una pérdida de expectativas sobre la igualdad de oportunidades en la economía y de un ascensor social que parece que sólo acepta pasajeros para las plantas inferiores.
 
Muchos olvidan que el capital se invierte pero es el trabajo el que crea valor. Sin embargo, muchos años se llevan ya con crecimientos económicos muy superiores a la evolución de los salarios, hasta el punto que el peso de las remuneraciones salariales en la renta nacional alcanza mínimos históricos mientras las rentas de los plutócratas se desmadran.
 
Por ello, la ceguera de las mayorías políticas en el Congreso y la Cámara de Representantes, limitando propuestas indispensables de la Administración Obama como el alcance de la reforma sanitaria, la contención de las retribuciones de los líderes empresariales o el aumento de la presión fiscal sobre los más pudientes han impedido que el reparto de los costes de la crisis y los dividendos de la globalización económica haya sido más equitativo en el país. Y quien siembra los vientos huracanados del descrédito político, recoge tales tempestades que incluso puedan ser inmunes a quien acabe siendo el futuro presidente.

(Reproducción del artículo semanal en ElBoletín.com: Clase media menguante)

dilluns, 10 d’octubre de 2016

Contracte o indemnització única?

En regulació laboral l'executiu espanyol ja duu al seu crostó els tres pics i repicó de les instàncies judicials. Ara és el Tribunal de Justícia de la UE qui qüestiona la desigualtat en la indemnització per extinció en funció de la durada determinada o indefinida del contracte. Tot i que el tribunal analitzava només el cas del contracte d'interinitat, el jutge colpidorament estiregassa la sentència i considera que, en absència de causes objectives que ho justifiquin, no es pot discriminar entre treballadors fixos i temporals pel que fa a les indemnitzacions.

L'impacte de la sentència pot ser notable al país del sol, platja i contractes temporals, perquè les conseqüències podrien afectar gairebé quatre milions de treballadors. Per al bon funcionament del sistema productiu, és indispensable una cert grau de flexibilitat en la contractació, a fi d'adaptar-se a contingències de la producció, oportunitats de negoci, substitucions, estacionalitats o les especificitats de llocs de treball concrets. Però a l'economia espanyola la reclamació de més flexibilitat ha esdevingut estratègia habitual per abaratir el treball, fins al punt d'esdevenir-hi un recurs abusiu. A hores d'ara, dues terceres parts de l'augment d'ocupació a Espanya són contractes de durada determinada, la temporalitat arriba a més d'una quarta part dels assalariats i mig milió de treballadors ja fa més de sis anys que treballen amb un contracte temporal.

La reforma laboral de 2012 fou la pedra angular que bastí els fonaments del procés de devaluació interna a l'economia espanyola. Ha propiciat el descens dels costos laborals, sobretot per la via d'empitjorar les condicions econòmiques de les noves contractacions, però no ha apaivagat gens la greu dualització existent. No cal enganyar-se, tampoc no era pas el seu objectiu. No es dissenyà cap restricció efectiva a l'ús de la temporalitat i el diferencial d'indemnitzacions definit ja apuntava que la segmentació aniria a més.

Tot i que la sentència ha desfermat oracles i presagis, és precipitat augurar que anirem cap a un contracte únic. Més aviat estem abocats a nous canvis legislatius que ens apropin a una indemnització única als contractes temporals, més proximitat de les indemnitzacions entre temporals i fixos i una simplificació del garbuix contractual existent. Figues d'un altre paner són els imports de les noves indemnitzacions. En el context de la transició cap a una major homologació de les condicions laborals, caldrà veure com evolucionen la negociació amb els agents socials i el joc de majories parlamentàries, perquè res obliga a ser més magnànims amb el conjunt de la contractació temporal, la contractació indefinida no està a recer del sotrac i la novetat d'una indemnització variable treu el nas per la cantonada.

Les reformes recurrents a la legislació laboral fan palès que no volem endinsar-nos al cau de la fera. Ens convindria més ànim i disposició a evitar de totes totes el greuge d'un segment creixent del mercat laboral amb menys oportunitats de formació i promoció professional, sigui quin sigui el seu talent, qualificació i rendiment.

(Reproducció de l'article publicat al Dossier Econòmic d'El Punt-Avui: Contracte_Indemnització_Única)